viernes, 11 de noviembre de 2011

el infierno que viene



Se despertó y le dolió la cabeza. Los brazos, las piernas y el cuello. Lo último que recodaba era que había bailado mucho con un hombre de manos grandes que le había invitado unos tragos, pero a quien no podía oírle porque el estridente ruido de la música bloqueaba sus palabras. Ni que lo quisiera para hablar conmigo. La noche anterior había sido un infierno, su pseudonovio haciéndole berrinches de celos, ¡qué novedad! La verdad es que siempre me los busco así de psicóticos siempre. Se levantó de la cama dónde estaba y miró a su alrededor, había pedazos de cabellos tirados por todo el cuarto y cuando se levantó la sábana la escena del caballo del padrino era triste. La cama estaba llena de sangre y ella tenía todas las piernas cortadas. Emitió un gemido de asco cuando vio que en las cuatro paredes que rodeaban la lujosa cama había sangre salpicada por doquier. Brinco de un salto de la cama y se dirigió al baño cercano donde vomitó efusivamente.  Se revisó y aunque no sintió ningún dolor inmediato de las heridas de las piernas se dobló en el suelo y busco entre las cosas del suelo su bolsa Fendi.  Con las manos temblorosas empezó a sacar todo, tarjetas, desodorante, las panties que se había quitado en el taxi y hasta que llegó a su iphone y lo prendió. Lo había apagado para no recibir llamadas del imbécil pero ahora quería como nunca localizarlo y lograr sacarla de donde se metió. Marcó el número pero de inmediato la mandó a buzón. De repente empezó a gotear sangre en su teléfono, su nariz había vuelto hacer de las suyas. Al agacharse sintió un ardor en la cabeza y se dio cuenta que la faltaba un pedazo muy grande de carne y empezó a llorar. La puerta entonces se abrió de golpe. Ella volteo con los ojos vidriosos y reconoció a un hombre que se paró en la entrada recargando la cabeza en el umbral de la puerta. “buenos días, hermosa”. Y aunque no podía distinguirle la cara por la cortina que voló enfrente su voz le pareció muy familiar. De repente todo volvió a su cabeza y tuvo el flashback más vivido de su vida. Entró al bar con lágrimas en los ojos y la mano derecha entumida de apretar tanto el puño. “ese hijo de la chingada me la va pagar, a mí nadie me hace esto.” Buscó posibles candidatos para sacarles unos tragos y no vio a nadie ni posiblemente elegible. Cuando de la puerta del baño salió un hombre en sus cuarentas con el cabello entrecano que le recordó a George Clooney. “¿Te ofrezco un trago bonita?” ella estaba acostumbrada a “te picho una chela mamita.” Y de inmediato quedó impresionada con el bien vestido caballero.  Unos shots de Jager y dos matirins y ya estaban besándose como adolescentes en el baño, de repente todo era una gran difuminación subieron a un taxi, un apartamento de lujo y una copa de vino. Recordó muchos gritos y quedarse dormida, de repente perdida. Abrió los ojos un poco y miró al hombre que con una estopa le decía buenas noches puta. Pero no podía recordar tanta sangre ni el porqué estaba herida. Sintió un frío en la espalda cuando se dio cuenta que no era George Clooney el que estaba en la puerta sino una mujer muy guapa, con un vestido escotado y tacones altos. Se le acercó, pero ésta simplemente le dio un beso en la frente y le dijo, “¿Por qué lloras?, anoche te reías mucho.” “déjame ir por favor, te prometo que no diré nada a nadie.” “Claro está chulita que no lo harás, los muertos no hablan”. “No, por favor te lo juro… yo no sabía que era tu novio, esposo o  no sé nada.” La chica se apretó contra la pared y la nariz le chorreaba con borbotones de sangre como si su miedo saliera por ella. “oí no más que eres mi esposo, jajaja”. No había nada más en la habitación y la mujer guapa aventó por encima de la chica un brazo humano en avanzado estado de composición que yacía cerca de ella. La chica gritó y la mujer guapa le lanzó un navajazo en la cara pero le dio en el brazo cuando se los puso por encima de la cara para protegerse. “se está poniendo difícil la güerita, hazme el paro ¿no?” entró al cuarto el George Clooney y le dijo, “pobrecita, no sabe lo que le va pasar.” La chica había roto en llanto y supo que ya no iba a salir de ahí, por lo menos no viva. “shhh bonita, no llores, ven. “ El Guapo la tomó entre sus brazos y la abrazó besándole la cabeza. “¿no ves que te estamos haciendo un favor, chiquita?” La chica no sabía si en su dolor se dejó chiquear o simplemente fue que se rindió. “pásame las pinzas, o la copa rota. ¿Qué linda canción no?” “mi favorita, mi inspira” dijo la guapa. La chica miró para el techo y simplemente se dejó llevar. Ni siquiera sintió los golpes ensordecedores que la arrullaron después. 

De Perros y Pendejos


  


“Por qué no le gustó!!!!?” “pues porque es joto ya!” resulta increíble pensar que dos chicas perfectamente buenas, en el sentido de ser bellas, exitosas y buenas personas con intenciones chidas y disposición a divertirse no encuentren con quien salir… bueno no es que no haya con quien salir sino que hay muchos. Pero ley de Murphy, siempre quieres lo que no puedes tener. Dos chicas se reúnen por teléfono para platicar de sus infortunios con sus citas y sus supuestos amantes. Una es pelirroja y aunque es un poco obsesiva y aferrada, es inteligente y buena negociante. La otra que es rubia, es un poco adicta al dolor y a las fiestas, pero es noble y paciente. “¡ya lo invité a salir muchas veces y es obvio lo que quiero! ¡Ya este berrinche me está afectando beyond me!” la de pelo rojo rompió una hoja donde había almacenado bueno s recuerdo mientras gritaba esto. “bueno, ¿y qué es lo que quieres realmente con este cabrón? O sea, ¿qué te gusta tanto de él que te tiene tan loca? Digo además de lo obvio…” “pues no sé la verdad, ya me está volviendo loca que otra me haya ganado el lugar…” “y una de 12 años además, pero pues es más puta que tú. ¿Cómo qué ahí qué?”La rubia se miró al espejo y se preguntó qué pasaría si sus pechos fueran más grandes y se los apretó juntos simulando un escote pronunciado.  “¿qué más puta? O sea eso ¿qué?” realmente la decadencia de la mentira se había convertido en realidad, las situaciones se pudren justo frente a los ojos de los ciegos y como no las ven el olor llega pronto. Las dos chicas se miraron dentro de sus ojos,  cada una en su casa y se preguntaron que faltaba en ellas o en su ser que pudiera ser clave para que el fulano en cuestión por fin cediera. “¿tú qué piensas hacer con tu perro?” “pues nada, que hago, primero es un imbécil and then he pulls a prince charming on me y no sé qué pensar. Chale, lo que más me caga es la incertidumbre” “yo ya te dije que ese está bien pendejo que tiene dos neuronas y las usa no más para tocar” “me gustan mucho los perros pues, tú lo sabes”.  Las dos chicas se callaron por un momento y recordaron sus desafortunadas relaciones pasadas, que era lo que les atraía de los “bad boys”. De pronto a la rubia se le vino una iluminación epifánica a la cabeza. “ya sé porque estamos tan dañadas. Mira primero, nos gusta el que no podemos tener porque somos súper estresadas con los retos y la organización y queremos siempre todo lo perfecto. Entonces cuando uno nos pela y nos dice que estamos hermosas que no ama y todo eso, lo vemos como terreno ganado, como algo que ya cazamos y nos da hueva. Decimos ya, NEXT! Otra puede ser que como estamos acostumbradas al conflicto vemos drama y decimos, ¡vamos! Porque cuando algo padre nos pasa, como que nos gusta alguien y ya le gustábamos o todo está saliendo misteriosamente bien, decimos ¡no! Algo va salir mal, porque está saliendo todo tan bien tiene que haber una trampa. Pero la más enferma de todas y es la que creo que nos pasa o por lo menos a mí es la siguiente: seguimos ahí de tontas a pesar de que no s han dicho que no, porque en nuestras relaciones pasadas estuvimos acostumbradas a tanto drama que lo vemos como normal. O sea que con los otros tuvimos tantas peleas y nos reconciliábamos que estamos esperando que nos pase lo mismo con cabrones que ni siquiera han sido parte de nosotros”.  La pelirroja sabía que estaba en lo correcto. “vamos por una pizza de costco, hago unos cosmos para el camino.” “vamos, así no me dan ganas de matar a nadie y prométeme que no vamos a comer en publico.”

lunes, 31 de octubre de 2011

escrito el 6 de agosto de 2011

en tus palabras huecas me cala la frialdad, esta frialdad que por fin me ha puesto en mi lugar .
lo bueno no va reincidir

hay ecos que no resonaran pero que siguen siendo lo suficientemente densos para detonar una lluvía de hielos en pico

la comida no tiene sentido, es como echarla al vacío
tallas artisticamente mi tumba, en millones de pedacitos el dolor se siente más
¿qué estoy haciendo?

la última vez que te desafué pèrdí todas mis pestañas de tanto llorar
llevo 8 kilos menos y voy por más

anestesia emocional, mi falsa felicidad se ahogan y ni el rencor puede anidar en tanta destrucción
en mi cama duerme conmigo la muerte,  me trenza el cabello que a puñados se cae, cual soldado herido de muerte ya pero aferrado, esperando algo que nuna vendrá.

miércoles, 26 de octubre de 2011

elperro1


Te reconocí dentro de mis ojos.
¿Por qué no te había visto antes?
¿Para qué me has llamado? En el infierno no tenemos ganas de hablar.
Un soplo de aire te escolta el aliento hasta mis labios húmedos.



Deja de escribir cosas así. La gente habla y se va dar cuenta.
Que hablen que para eso somos quien somos. ¿O no?











Dejarme darte besos hasta que no tengas cara que dar.
O dámelos tú porque la cara para que la quiero sino para que a mordidas me la arranques.







Me llenas de rabia con tus dramas.
Tú de angustia con tus acciones.
Mi vida está en la música
la tuya en las imágenes en el proyectar

Si no querías saber la verdad, ¿por qué la demandaste?
mejor la mentira, yo tan agusto que vivía.

Aún no he encontrado lo que estoy buscando.
Y no eres tú. Porque si lo fueras algo sabría que hacer contigo.

Tus palabras me cortan la lengua en mil.
Mejor manco que sin saber de ti.
Esos besos eran falsos
esas palabras eran vacías
no sabes nada
no entiendes nada
Tan inmensamente popular
pero tan vacía
Tu talento por la borda borra el aire que corto con mis palabras soeces.
De nada te sirve soñar
si siempre despiertas a lo mismo. 













Te veo pronto. ¿En mis sueños?
Sí. Sólo así podremos ser brillantes.


















ELPERRO










Ya llegué chula. Si ya vi. Ella miró su copa medio vacía de Martini de manzana de más de cien pesos y deseo no haberla pedido. Pues vámonos pues al toquin madreado ese, ¿no? Y bajaron por un elevador hermoso de cristal desde donde se podía apreciar toda la ciudad y a su cabeza vinieron miles de imágenes de cómo le gustaría hacer el amor en un elevador. El hombre de cabello corto le miró las nalgas mientras se recargaba en el barandal del elevador y sonrió. Ni de pedo viejo. Se acordó de los besotes que se habían dado en la peda y se arrepintió cuando la miró lleno de apetito y ella sólo puso los ojos en blanco y trataba de quitarse al otro de la cabeza. El otro de cabello de perro. No sé ni porque me gusta, está bien pendejo y siempre se va. Al bajar del edificio fastuoso para el cual ninguno estaba debidamente ataviado, el hombre de cabello corto quiso agarrarle la mano y ella la movió rudamente. Ni lo pienses. Al llegar al lugar una chica la reconoció y la invitó a ir al baño con ella. Mira le dijo, estoy con tu amigo, sabes, pero tú amigo el de nariz grande, no es mi novio. Mi novio es dueño de un bar donde te vieron anoche besuqueándote con otro que no es con el pendejo con el que estás así que mejor mantenemos low profile aquí, ¿va? Yo ni te dije nada vieja arguendera. Y la chica se salió del baño atolondrada por aquella intervención de perra maldita. Llegó a sentarse y al ver a su izquierda otro nido de víboras chismosas que la desnudaron con la mirada, se estremeció. El de pelo corto le ofreció una cerveza pero ella no quiso ni mirarlo. Entró entonces a la sala el de pelo de perro. No sé ni porque me gusta, está bien pendejo, se repitió. El pelo de perro sólo fue bueno para darle un beso hediondo aguado y mal dado en la mejilla izquierda y para decirle perdón pero ando en chinga. El contacto de sus pieles le provocó escalofríos y su olor se había quedado fijo en su nariz.Se volvió a ir. Al terminar todo el espectáculo deprimente el de pelo corto se le quedaba mirando de nuevo y ella le dijo que ya no quería que la mirara que la hacía sentir incomoda como si fuera capaz de matarla. Pues a lo mejor eso es lo que quiero dentro de mi loco yo. Y voy a buscarte cuando estés no me veas y duermas y te acorralaré. Vete a la verga! El miedo la invadió pero su desesperación por unos lengüetazos fue más loca. Mira que no se qué quieres decir con eso. No me late para nada como me estás viendo ni como te andas poniendo. Y el pelo corto entrado en copas le dijo pues sí como viniste a ver a tu amiguito ladrar… además yo quiero algo chingón contigo, nada de babosadas de niñitos como en lo que andas, para que te diga otra cosa que no siento. Y ella enojada le dijo ni te me pongas de intenso cabrón y es más ya deja de hablarme que neta quiero q te largues de mi vista.  ¿Apoco ya así de huevos me corres? ¿No acabas de decir qué por mero te mato? Claro que sí y vete. Ella se volteó y se limitó a seguir con la mirada al perro aquél que sin dueño y con la mirada perdida la ignoró completamente. Pinche cabrón mamón. Y se levantó indignada. Seguramente ni le gustó y le valió madre todos los besos que nos dimos ayer, seguro que me ve como una más de esas que se truena antes de cada importante presentación. Eso me pasa por pendeja. Perro desgraciado. Pero no podía odiarlo, las escenas del elevador habían sido todas en su mente con él y eso  la molestaba aún más. Tener que enfocar todo su libido y deseo en un solo individuo que para acabarla de chingar parecía canino. Dos hombres que la miraban desde unos sillones altos la llamaron. El perro se aproximó y le tomó la mano pasándola a sus amigos. Cuídenmela que no se me vaya. Ahí vengo. Y nunca regresó. Ella se largó con los dos hombres y uno de ellos cargó su longchamp negra como si fuera una correa de castigo.

martes, 4 de octubre de 2011

martes muerte






Vamos a ir a tomar una cerveza en casa de un amigo mío y después puedo llevarte a donde están esperándote los tuyos.  Ella no sabía si estaba segura de lo que hacía pero el incentivo de la cerveza siempre había funcionado. Y aunque ya había tomado mucho, no pudo negarse por tratarse de su viejo amigo. Al entrar al apartamento se dio cuenta de que todos la miraban, no sabía si su atuendo había sido demasiado revelador. No lo había considerado revelador para el teatro o para lo que fuera porque todas tenemos el derecho a vestirnos como se nos dé la gana sin que nadie nos juzgue de putas, de callejeras o provocadoras.  Pero, ciertamente resultó indiscreto para un apartamento lleno de hombres tomando y jugando al póker, el peso cultural de la heteronormatividad le estaba calando.  El humo que se había encerrado en el lugar empezaba a picarle los ojos desde que entró en la habitación. Ella sabía que no era buena idea pero sin embargo entró y se sentó en un amplio sillón con las piernas apretadas y el cuerpo contraído. Le ofrecieron un vaso lleno de cerveza al cual no pudo negarse, y nadie sabe porqué. Se recargó en el sillón y su acompañante en ella y le tomo la cara entre las manos y quiso besarla pero ella volteó al otro lado y tomó su celular sin darle importancia. Lo cual molestó al acompañante misterioso. Las mujeres han dicho muchos, tienen un sexto sentido o lo que comúnmente se llama intuición. Si bien ella, pudo intuir que algo no estaba bien, fue precisamente en el momento que dejo su vaso vacío y miro a su alrededor que se percató al cien por ciento de lo que estaba pasando. Sus manos empezaron a temblar y todo a su alrededor se puso muy borroso y luego muy tenue. Fue entonces cuando se paró de golpe y rechinó el tacho en el piso sucio al momento que pisaba un cacahuate japonés. Me voy dijo, me voy porque te pedí que me llevaras a casa y te negaste. Quiso moverse y al volverse el dueño de la fiesta la tomo del hombro y la sentó al momento que quiso levantarse del todo. Tú te sientas y te quedas aquí quietecita chula. La dulzura de sus palabras solo le infundió más temor a la chica. Es que no quiero sentarme ni quedarme aquí quieta si aquí. Y se levantó pero el alto tacón le confundió a su cuerpo el paso que iba a dar y cayó hasta el suelo. Su bolsa se abrió y de la Céline salieron volando tarjetas, un perfume que se rompió en mil pedazos, unas llaves y papeles con poemas incompletos escritos. Cuando se levantó el anfitrión tomó el celular y le dijo este me lo quedó yo que ya nos tienes hasta la madre con este cabrón teléfono, ahora vas y te sientas dónde estabas. Ella se enfureció y le dijo al momento que retiraba su mano de su cintura, a mi no me tocas pendejo y cabrón. El hombre enfurecido ante este arranque de ira y la risa de los demás machos de la sala le dijo, pinche vieja majadera esta es mi casa y te vas ir y te vas a sentar allá donde te dije o igual allá dentro tengo muchas camas y puedes esperar a que nos aburramos. La cabeza se la había puesto pesada y su garganta la ardía de mil maneras diferentes. Sus labios temblaban y sabía que no iba a salirse de ahí. Ni por mucho que lo deseara. Se levantó tomó sus cosas y miró hacía la sala. Una jauría de hienas se vería más inofensiva.

El asco








Desde que te conocí tengo ganas de hacer cosas que antes no quería
quiero
               caminar descalza en viseras y sentir las tripas entre mis dedos y ver como se parten por encima de mis uñas pintadas de azul cobalto
               comer grasa frita y sentir como se desliza por mi garganta y me tapa las arterias, que me den arcadas y aguantarme las ganas de vomitar
                sentir la vida de alguien entre mis manos y saber que puedo extinguirla en cualquier momento que se me antoje y lo desee
                 besar a un extraño muy feo en la calle y morderlo en la cara hasta hacerlo sangrar a chorros y sonreírle después
                  tener sexo en una cloaca y aspirar en cada gemido el hedor intoxicante de las entrañas de esta ciudad transformada en monstro
                  tomar hasta vomitar y perder la conciencia en un mar de llanto y arrepentimiento matutino que me arderá dos meses después

                   gritar desnuda en el andén y poder admitir que hasta el chemo se me antojo.

lunes, 12 de septiembre de 2011

I'm just a passenger.... cantaba Iggy Pop

este poema lo escribí para el Bicenternario de la independecia de México a un año de cierto suceso me doy cuenta que me siguen doliendo las mismas cosas...  


La ciudad sigue en pie. Tiembla en la luz, hermosa. Se posa el sol en su diestra pacífica. Son más altos, más blancos, los chorros de las fuentes. Todo se pone en pie para caer mejor. Y el caído bajo el hacha de su propio delirio se levanta. Malherido, de su frente hendida brota un último pájaro. Es el doble de sí mismo, el joven que cada cien años vuelve a decir unas palabras, siempre las mismas, la columna transparente que un instante se obscurece y otro centellea, según avanza la veloz escritura del destino. En el centro de la plaza la rota cabeza del poeta es una fuente.  
Octavio Paz
 
 
Yo sólo soy una pasajera nací después de muchas chingaderas, pero no me excuso, juarista no fui imperialista no soy y desconozco que Don Miguel Hidalgo y Costilla sea mi padre. Soy mala mexicana lo acepto muy, muy mala mexicana. Me interesa más el dolor de los caídos que las fiestas del Bicentenario, lloro la muerte de mujeres de aire y arena me interesa más el patrimonio histórico y cultural qué el fútbol me importa más la desesperación de los que sufren que salir en el ¡hola! y la boda de quien sabe quién.
Me interesa más leer los poemas de Netzahualcóyotl que aprender los siete pasos para el éxito de Slim de partidos no confío—ni en juego de partidas sólo la de madre violada humillada exhibida carne pa’ los gusanos pero con mucho Chile.
Nno defiendo el peso como perro pero a los canes con mi vida ni tampoco le hago el fuchi a Cuba no pago mis impuestos porque no tengo Trabajo ni Futuro. En las fiestas decembrinas entre tanto Guadalupano quiero confiar en Dios de esta raza dolida cósmica y desesperada. En mis ojos almacené a los 12 años las vibras del templo mayor pero como soy muy mala mexicana me importa más la Coyolxauhqui que las telenovelas del canal de las estrellas. No pertenezco a ningún ateneo pero tengo mucha juventud revolucionaria pero que no cree en una falsa guerra contra el narco. ¡Pobre de México tan lejos de Dios tan cerca de Estados Unidos!  Separados por un muro de lágrimas más sólido que la muralla China y el muro berlinés.
Soy muy mala mexicana porque me quiero ir a estudiar fuera de aquí para no respirar miedo meados ni sangre soy muy mala mexicana porque no parezco ni india ni española. Porque hablo mejor el inglés que el tarasco, nahual o el maya. Soy muy mala mexicana porque cuestiono todo lo tradicionalista y me hacen llorar las tragedias soy mala mexicana no creo todo a la Jornada ni a Proceso ni a TV Azteca
 ¡Pobre de México! en manos de tan “buenos” mexicanos que listos que son ponen nuestro dinero en Suiza o en las Islas Caimán, esos gallos si que guardan su máiz
¡Pobre de México! El Jardín del Edén que sueña con tener a Pedro Infante, a Jorge Negrete y a toda una bola de caciques hijos de su puta madre que nos guíen hacía la luz.
"Perro con hueso en la boca, ni muerde ni ladra"
¡Pobre de México! ataviado de gloria pero hundido en la mierda
Patria, Patria, tus hijos te juran cegados por la sangre de los laureles espinados haciendo retumbar en sus centros
Yo soy mala mexicana y grito ¡Pobre de mi México! porque quiero que exterminen a los que sufren para que ya no lloren
soy mala mexicana porque no admiro la falsa riqueza de los narcos porque no creo que el Mayo Zambada sea un un gran chingón ni me encomiendo a Malverde ni me emborracho con sus corridos
pero el Huapango de Moncayo siempre me hace llorar con una corona en la mano la cerveza más fina en México y el mundo
Soy mala mexicana porque admiro a Rulfo a Sabines a Pacheco a José Alfredo a Sor Juana a Paz y a otros tantos que en lugar de ser leídos y admirados son guardados en bibliotecas billetes o nombres de calles
soy mala mexicana porque a veces me gusta más el vino que la cahuama soy mala mexicana porque me interesa más la filosofía que los negocios
soy mala mexicana porque me conduelen los SMEistas pero no les creo nada no creo en el comunismo y menos en nuestra soberana DEMOCRACIA
soy mala mexicana porque sueño con que me dejen trabajar en paz y no con ganarme el melate me gusta viajar al extranjero extrañar mi comida sin querer oír balazos a lo lejos
soy mala mexicana porque me gusta más el amor que el dinero soy muy mala mexicana que vale realmente madre porque si por mi raza hablara el espíritu, no diría más que pura madre el espíritu se fue se murió y estudia un doctorado en París. 




Solshine 2010

chess chess

Al principio éramos amigos, y demasiado
nadie ondeo la bandera de comienzo
pero de todos modos nos amamos
ya es tarde; lo hecho, hecho está dicen
era broma cuando quise tronarte la boca
y ver todos tus dientes regados en el piso
era de mentiritas cuando te dije te amo
no me vayas a salir moralista ni santurrón
pásame la cerveza y acepta que es la relación más sana de tu vida

tanto subir para caer tan bajo

Tenía quince la primera vez que me invitaron a un trío
uno encima de la otra sobre una prístina taza de baño
“cáele si quieres,” sonrió el fulano arrastrando la voz
el saco levantado a media espalda y el forro azul
una pierna sobre el hombro, tacones al suelo
la corbata haciéndole una llave por detrás
las pestañas postizas se despegaban
cerré la puerta y me fui
ninguno era mi tipo

serie redes sociales autistas

Dicen que el dicho se modificó ojos que no ven, facebook que te lo cuenta ya de todo me entero primero por terceros
sólo te reconozco en tus fotos se que estamos cerca pero ni te veo
¿quieres hablar?
si por no por Messenger mándame un tweet y al rato skypeamos


















el lugar perfecto
el engaño implícito
mejor me arranco los ojos
ni veas el historial mejor
solo hay verdad solo hay dolor no veas los chats
“el amor con amor se paga y el dolor con dolor se paga”
un lado del amar que no conocías
una puerta a un mundo diferente
y que para gritar basta poner todo en MAYÚSCULAS
que un nombre falso no te detenga
que al cabo que el mundo virtual es de a mentriritas basta un clic y dos espacios
y la de la foto no eres tú


Sólo amigos en el face
coqueteo pelea pero no en mi face
buena onda fiesta fiesta
que todo el mundo vea que estamos en una relación en el face
gente muy guapa en el face pero ni el saludo en mi face

en el face la vida es más sabrosa en el face te quiero mucho más


Hola, ¿qué tal te ha ido?
vrrrrrr ¡espera! tic tic tic tic tic tras tic tic tras
perdón es que tengo un mail tic tic tic tic tic tras
no importa ¿qué importa? no, pues nada, la nada nos rodea
espérame tantito eh clink!
¿bueno?
¡achú! aquí sigo ah sí!
Perdón! ¿Qué decías?
TODO, bueno NADA
riiiiiinggg hay me están llamando espérame de nuevo
Claro.....

rebeca


















Te quedaste resonando sola ni risas ni lágrimas, tan sólo lamentos tenues en la fosa de la penumbra.
El corazón en la garganta te hace cosquillas ya no puedes toser y esperas que alguien te aviente una roca para poderla devolver.
Pero igual sales pero ella ya no está más.
En ese hoyo de tinieblas ahora encontrarás tu hogar.
Ni todos los poltergeists del mundo te lo devolverán.







Un desliz en la oscuridad donde tiernos gritos te llaman,
se te va un ojo para un lado en esta natividad de temor.
Escuchas silenciosamente como si estuvieras muerto y te respiran encima,
te roban la actitud luego te tienden la mano pero no es para ayudarte y miras esa cara,
ese nido de gusanos te aclama pero tu eco se vuelve pus en tu garganta





Antes, cuando estuve joven flotaba y me podía elevar a voluntad ahora que ya no estoy joven siento que más bien caigo mi cuerpo se transformó pero mi entraña grita de la misma manera en que lo hizo al abrir mi pulmón. Si soy lo que soy o soy lo que fui porque se cae seguido en la vida y a gran velocidad muchas se cae de cara y resuena en los labios lo que por dentro de hace daño el silencio me destruye y se refleja en tu tráquea se estanca tu lengua ese grito que sonó tan fuerte, más que la nada pero que nunca emitiste. En tu cuerpo se conservan las mareas de la propia insipidez de tu alma y tu corazón se te pudrió por una buena intención y de nuevo valió madre.

así fue






En la campiña oscura te vi la primera vez. Tus ojos eran grandes y miraban de lleno al vacío. No entendía como era que me habías seguido hasta ahí. El viento soplaba y se dividía en dos. Yo respiré hondo y esperé a que tú te movieras. En tu mirada observé el reflejo de tu sentir y des la desesperanza, pero aunque el sol ya se había ido, había mucha luz dentro de ti. Estaba segura de que no sabías que estabas a punto de morir.

Te saludé y te invité a entrar. El calor de mi cueva te agradó al principio, pero pronto empezaste a sofocarte. Unas sombras a lo lejos te hicieron titubear. Pero yo siempre supe que estabas diciendo la verdad.

La velocidad con la que formaste las siluetas en tus manos de nieve y fuego fue fascinante. Te invité a quedarte pero dijiste que debías volver. Pobre ingenuo. Nunca volverías. No dejé que me miraras a los ojos porque sabía que ahí te subirías en una barca y te perderías en la verdocidad del mar que llevo dentro. Encendimos la pipa de opio y nos recargamos espalda con espalda pero yo nunca me sentí triste. Hay cosas que simplemente tienen que ser para que podamos llegar a ser lo que somos.
Me contaste sobre los hongos que invaden las cortezas de los arboles cuando estos ya van a morir. Estos hongos representan la muerte inminente de los árboles enfermos. Solo le salen a lo que está por dejar de vivir. Yo lo supe, yo era tu ganoderma personal. Pero tú, tú no te dabas cuenta. Al caer la mañana, desperté atemorizada de que hubieras escapado. Y sí así lo fuera, sería mi culpa. Pero estabas durmiendo a mi lado con los ojos bien cerrados y el brazo torcido. Supe entonces que era el momento. Cuando regresé de afuera, tu cuerpo aun estaba caliente.

ni fuiste, ni te vieron

Ella movía la pierna nerviosamente de un lado a otro y no se daba cuenta que su tacón se raspaba contra el banco marcándolo para siempre cada vez. Bebía sorbos lentos y largos su margarita y hacía un gran esfuerzo por ignorar el horror que sentía en la sien por lo helado de la copa. Volteó a ver su celular y aunque no esperaba que la llamara nadie lo seguía mirando ocasionadamente.
Un caballero salió de la oscuridad y se le aproximó. buenas. Ella no respondió pero con un ademán con la mano lo invitó a sentarse a su lado. El hombre con manos grandes se sentó y le tomó la pierna derecha como si fuera una espiga de trigo y la apretó. Ella volteó a verlo pero no dejó de tocarla. Estoy muy solo--- vociferó echando humo por la boca. Ella le sonrió y le dijo, todos los estamos, pero antes no eras así. No. --Ladró. Y ella volvió a sonreír ligeramente y dijo ni modo. Ella regresó su mirada a su celular y el hombre de las manos grandes apretó de nuevo la pierna delgada. ¿Otra, margarita? Margarita, ¿quieres otra margarita? No, me llamo Margarita No, la bebida se llama Margarita. Ok.

Alguien los observaba desde la penumbra y solamente se apreciaba el rojo vivo de su habano encendido. Ella se percató del olor y cuando miró hacía las sombras el gordo se hizo para atrás.

“mira mamacita, ese de ahí es mi socio y en un ratito nos vamos a ir a la chingada de aquí. Y tú nos vas a acompañar, ¿cómo la ves? Va, ¿y qué me van hacer? ¿Me van a matar, me van a coger? Ay güera, por a dar el roll, al cotorreo no más. Pendejos Y el hombre la tomó firmemente del brazo como si fuera pasta cruda y la levantó de un golpe de la silla. La alzó hasta su altura y le suspiro en el oído produciéndole escalofríos: ni modo prima a veces así toca. Levantó la gran mano y el gordo de la oscuridad salió a la luz y vino hacia ellos. Ella dejó unos billetes en la barra y el de manos grandes le hizo una seña para que los guardara. La casa invita mamita.
Salieron los tres del bar y nunca nadie los volvió a ver.



threesomes the way you like it



















He decidido no volver a ser parte de un trío. La última vez fue muy extraña, yo sabía lo que pasaba y hasta cierto punto fue voluntario, pero la verdad es que no sé como comenzó y cuando quise dejarlo ya era demasiado tarde. Era el plus one de todos sus recuerdos, de todas sus aventuras y era el voyeur secreto de sus mensajes y sus inbox de facebook. En las fotos parecía que me quemaba a su lado y cuando hacíamos el amor sentía que ella siempre estaba a mi lado. Cuando tenía tus ojos en mis ojos era su mirada y no la tuya la que se clavaba en la mía y creía realmente que a quien estaba viendo era a ti, y no a mí. Ella ya se había convertido en alguien que alguna vez conociste.

Entonces no estarías violando la primera regla de los tríos, debe ser tu pareja y alguien totalmente ajeno a tu vida, si no las cosa se pueden poner muy feas. Pero nadie dijo nada sobre alguien que antes conocías. Lo peor es saber que te engañas a ti mismo, la vuelta no regresa. El deseo se posiciona en tu sentir y decide quedarse para siempre. Una muñeca de papel, perfecta que todo lo queda, todo se le ve bien, pero aun así sangra por debajo de los brazos. Todo mundo sabe que en los tríos debes poner atención a todos, si no, los celos ponen todo muy, muy violento. Todo se convirtió en humo, todo se fue para arriba, luego para abajo y simplemente se dispersó. El trío no sólo fue en la cama, el trío fue toda la vida y ahí es donde uno deja de disfrutar, donde se empieza a quemar la muñeca y las trizas se comienzan a caer.
Hoy el día comienza a delante de mis ojos y me dejas con tus ojos en los míos y vuelve a mi sien una mirada extraña que no es tu mirar que grita. Me rehuso a ser parte de algo que jamás termino, que dejaste enterrado en un monte lleno de sangre y de lagrimas, me niego a conformarme con lo dejaron con lo que no se llevaron, con lo que ya nadie quiso. No quiero ser trío de emociones y bagaje emocional. El día que yo quiera un trío lo vas a saber y no va tener nada que ver con gente que yo solía conocer.






SOLSHINE
sept 2011

rain rain go away and never come again


Ella es alguien que apenas conozco. ¿Cómo? Alguien que solía conocer. Entonces, ¿ya no la conoces, o cómo? Yo no te pregunto nada. Me estoy vomitando, camino a lo largo de la alberca y veo que está llena de hojas de muchos colores diferentes. Entre las luces tenues del jardín alcanzo a ver una luna llena que me reta, es su tiempo, aún sigue aquí. La acompañan grandes nubes negras a su alrededor llenas de una lluvia amenazante y que busca destruir mi noche. Hay amenazas por doquier, pero la verdad es que yo me siento tranquila. Hay muchos aquí al mi alrededor que también solía conocer.








Me puedo pintar dentro de la pared y que me encuentres entre los pesados tabiques pero no sabes cómo buscarme. No sabes que cuando bebo vino me transportó a otra era donde en verdad se me escucha y se me entiende como lo que realmente soy, una luz que se está ahogando en este pantanoso coctel. Todo sucedió, ya no somos extraños, no tenías que caer tan bajo. Nadie se muerto, la noche me busca intimidarme, la granizada comienza a caer violentamente, y en cada hielo vemos sus caras, aullando de terror. Tú te alejas cada vez más y no sé si algún día por sin amanecerá.

Me extiendes la mano y me miras, tus ojos gimen pero nada más yo los escucho. Nada más yo sé cómo, nadie me enseñó este don pero sin embargo lo he sabido manejar como la mejor. En los ojos te arde una tormenta esperando detonarse, pero yo estoy llena de luz, si nos besamos a tiempo, puede que la tempestad no regrese a tus parpados. Si cortamos todo, todo lo que nos hizo ser lo que somos ahora, ¿qué nos queda? No puedo cambiar lo que he sentido, no puedo detener el tiempo para dártelo de comer. Tenemos sentido, tiene sentido todo esto? No lo se. Solo sé el huracán se nos viene cayendo encima por minuto y la tempestad busca esconderme para perderme de todo lo que alguna vez miré con familiaridad dentro de mi conocimiento terrenal. Un caracol nos camina por encima de las navajas que ahora son nuestras lenguas y comienza a partirse en dos. La sangre es más caliente cuando comienzas a sacártela toda desde bien adentro. Tu voz se pierde en los gritos que acompañan mi mente a diario y no sé si puedo dejarlo ir. Tus ojos berrean mas fuerte cada vez, los hijos de la historia no pueden dejar de manifestarse. Hay que llegar a ser lo que uno es. No puedes detener un trueno en la mano, pero al final y al centro de todo está el Sol.

después de la tempestad


















Vivo en una jaula, la piel se me cae a escamas
siempre estoy aquí tengo los labios destrozados
las manos hechas trizas ni un lugar más por sangrar
ayer en la noche terminé de comer mi corazón
el hielo se hunde las navajas enfrían mis tragos
me arranco la cabeza a pedazos pero ahí el dolor
si me saco los ojos pero no te vas ya
si me corto las manos aun toco tu recuerdo
y quiero tener frio para justificar mi temblor
y quiero tener hambre para admitir mi vacío
pero hace días que no como ni duermo
la oscuridad está debajo de tu mirada
mis parpados se han disuelto no tengo pestañas
un gran orificio comunica mi nariz con mi boca
un millón de moscas salen en procesión
y yo por fin descanso

martes, 30 de agosto de 2011

recuerdos de un sueño lobezno



Tan solo somos las memorias de un viejo lobo. Aquí viniste en busca de una aventura. Pero me encontraste a mí, la aventura parece una mofa a mi lado. Pero nunca te vi, porque brotaste de la nada, de un claro azulísimo e incierto. La casualidad de mi vida, la entera coincidencia incidentalmente trazada por astros borrachos. Ahora soy mayor que tú pero no siempre lo fui. Aun tienes ojos de lobo y mi fiereza no ha cambiado la vida que hemos llevado no ha logrado sacar el can que llevamos dentro. El canto de la sangre nos sigue excitando, la muerte en las garras y el amanecer por excusa.
El invierno serpentea en tus manos y cuando cantas ya no retumban las piedras de frio. El recuento de daños no ha comenzado. No entiendo tu llamado hemos dejado de ser iguales, hemos dejado de conocernos. Hoy todo es como nuevo, pero miras dentro de mis ojos y te hundes en un mar de angustia inextinguible. El mal no se va, lo que buscas está dentro de mí y lo que yo perdí te pertenece ahora.

En otra vida, en otra canción nos topamos y fuimos radiantes. Hoy karma de los karmas estás tan lejos. No te digo nada, tú no dices más. El humo se eleva, no puedo aullar yo no sé si tu lloras o te ríes o comes o tomas o follas o caes o vives o mueres. Tengo un beso que se me quema en la boca y arde con el aire que le pega. Pero pronto mis besuqueos se quieren transformar en mordidas. Tú volviste pero fue como un sueño de fiebre un despertar que no acaba, una muerte que es mientras tú eres. Yo soy tu hambre, la que te mantiene despierto por las noches, esa que jamás vas a poder saciar. El corazón de un lobo es difícil de sublimar. La mente que te piensa se retuerce y tortura mi lengua, ya no quiero hablar, ya no quiero decir nada más. Tan solo somos las memorias de un viejo lobo. En otra vida, fuimos uno. Lideramos una manada de furiosos carniceros y dejamos un rastro de lágrimas detrás

miércoles, 22 de junio de 2011

con amor, YO

“Miente, miente, que al final algo quedará...
cuanto más grande sea una mentira, más gente lo creerá..."
Joseph Goebbels



No eres famoso, ni encantador, pero ahora siempre hay alguien
el ojo del huracán se va abriendo lentamente, tú le diste ocasión
ayer querías que todos te viéramos, hoy no hallas donde esconderte
los ojos se cierran con indiferencia y las gargantas truenan con risas

las condiciones, siempre voluntarias aunque te niegues
hacer de tu vida un gran peep show nunca fue tan fácil
no te sorprendas, hay cosas de tu vida que tu ignorabas
hay pérdidas que por más estúpidas son para siempre
Malas noticias no con alas, sino con paquetes de megabytes
basta dar clic y tendrás a tu enemigo en una jaula de injurias
para conocerse no hay que mirarse al espejo, abre tu perfil
ahora que todos han hablado, eres del dominio público


Todos saben que una mentira dicha mil veces
termina por convertirse en la absoluta verdad