lunes, 12 de septiembre de 2011

después de la tempestad


















Vivo en una jaula, la piel se me cae a escamas
siempre estoy aquí tengo los labios destrozados
las manos hechas trizas ni un lugar más por sangrar
ayer en la noche terminé de comer mi corazón
el hielo se hunde las navajas enfrían mis tragos
me arranco la cabeza a pedazos pero ahí el dolor
si me saco los ojos pero no te vas ya
si me corto las manos aun toco tu recuerdo
y quiero tener frio para justificar mi temblor
y quiero tener hambre para admitir mi vacío
pero hace días que no como ni duermo
la oscuridad está debajo de tu mirada
mis parpados se han disuelto no tengo pestañas
un gran orificio comunica mi nariz con mi boca
un millón de moscas salen en procesión
y yo por fin descanso

No hay comentarios: