martes, 4 de octubre de 2011

El asco








Desde que te conocí tengo ganas de hacer cosas que antes no quería
quiero
               caminar descalza en viseras y sentir las tripas entre mis dedos y ver como se parten por encima de mis uñas pintadas de azul cobalto
               comer grasa frita y sentir como se desliza por mi garganta y me tapa las arterias, que me den arcadas y aguantarme las ganas de vomitar
                sentir la vida de alguien entre mis manos y saber que puedo extinguirla en cualquier momento que se me antoje y lo desee
                 besar a un extraño muy feo en la calle y morderlo en la cara hasta hacerlo sangrar a chorros y sonreírle después
                  tener sexo en una cloaca y aspirar en cada gemido el hedor intoxicante de las entrañas de esta ciudad transformada en monstro
                  tomar hasta vomitar y perder la conciencia en un mar de llanto y arrepentimiento matutino que me arderá dos meses después

                   gritar desnuda en el andén y poder admitir que hasta el chemo se me antojo.

No hay comentarios: