miércoles, 26 de octubre de 2011

elperro1


Te reconocí dentro de mis ojos.
¿Por qué no te había visto antes?
¿Para qué me has llamado? En el infierno no tenemos ganas de hablar.
Un soplo de aire te escolta el aliento hasta mis labios húmedos.



Deja de escribir cosas así. La gente habla y se va dar cuenta.
Que hablen que para eso somos quien somos. ¿O no?











Dejarme darte besos hasta que no tengas cara que dar.
O dámelos tú porque la cara para que la quiero sino para que a mordidas me la arranques.







Me llenas de rabia con tus dramas.
Tú de angustia con tus acciones.
Mi vida está en la música
la tuya en las imágenes en el proyectar

Si no querías saber la verdad, ¿por qué la demandaste?
mejor la mentira, yo tan agusto que vivía.

Aún no he encontrado lo que estoy buscando.
Y no eres tú. Porque si lo fueras algo sabría que hacer contigo.

Tus palabras me cortan la lengua en mil.
Mejor manco que sin saber de ti.
Esos besos eran falsos
esas palabras eran vacías
no sabes nada
no entiendes nada
Tan inmensamente popular
pero tan vacía
Tu talento por la borda borra el aire que corto con mis palabras soeces.
De nada te sirve soñar
si siempre despiertas a lo mismo. 













Te veo pronto. ¿En mis sueños?
Sí. Sólo así podremos ser brillantes.


















No hay comentarios: