viernes, 11 de noviembre de 2011

De Perros y Pendejos


  


“Por qué no le gustó!!!!?” “pues porque es joto ya!” resulta increíble pensar que dos chicas perfectamente buenas, en el sentido de ser bellas, exitosas y buenas personas con intenciones chidas y disposición a divertirse no encuentren con quien salir… bueno no es que no haya con quien salir sino que hay muchos. Pero ley de Murphy, siempre quieres lo que no puedes tener. Dos chicas se reúnen por teléfono para platicar de sus infortunios con sus citas y sus supuestos amantes. Una es pelirroja y aunque es un poco obsesiva y aferrada, es inteligente y buena negociante. La otra que es rubia, es un poco adicta al dolor y a las fiestas, pero es noble y paciente. “¡ya lo invité a salir muchas veces y es obvio lo que quiero! ¡Ya este berrinche me está afectando beyond me!” la de pelo rojo rompió una hoja donde había almacenado bueno s recuerdo mientras gritaba esto. “bueno, ¿y qué es lo que quieres realmente con este cabrón? O sea, ¿qué te gusta tanto de él que te tiene tan loca? Digo además de lo obvio…” “pues no sé la verdad, ya me está volviendo loca que otra me haya ganado el lugar…” “y una de 12 años además, pero pues es más puta que tú. ¿Cómo qué ahí qué?”La rubia se miró al espejo y se preguntó qué pasaría si sus pechos fueran más grandes y se los apretó juntos simulando un escote pronunciado.  “¿qué más puta? O sea eso ¿qué?” realmente la decadencia de la mentira se había convertido en realidad, las situaciones se pudren justo frente a los ojos de los ciegos y como no las ven el olor llega pronto. Las dos chicas se miraron dentro de sus ojos,  cada una en su casa y se preguntaron que faltaba en ellas o en su ser que pudiera ser clave para que el fulano en cuestión por fin cediera. “¿tú qué piensas hacer con tu perro?” “pues nada, que hago, primero es un imbécil and then he pulls a prince charming on me y no sé qué pensar. Chale, lo que más me caga es la incertidumbre” “yo ya te dije que ese está bien pendejo que tiene dos neuronas y las usa no más para tocar” “me gustan mucho los perros pues, tú lo sabes”.  Las dos chicas se callaron por un momento y recordaron sus desafortunadas relaciones pasadas, que era lo que les atraía de los “bad boys”. De pronto a la rubia se le vino una iluminación epifánica a la cabeza. “ya sé porque estamos tan dañadas. Mira primero, nos gusta el que no podemos tener porque somos súper estresadas con los retos y la organización y queremos siempre todo lo perfecto. Entonces cuando uno nos pela y nos dice que estamos hermosas que no ama y todo eso, lo vemos como terreno ganado, como algo que ya cazamos y nos da hueva. Decimos ya, NEXT! Otra puede ser que como estamos acostumbradas al conflicto vemos drama y decimos, ¡vamos! Porque cuando algo padre nos pasa, como que nos gusta alguien y ya le gustábamos o todo está saliendo misteriosamente bien, decimos ¡no! Algo va salir mal, porque está saliendo todo tan bien tiene que haber una trampa. Pero la más enferma de todas y es la que creo que nos pasa o por lo menos a mí es la siguiente: seguimos ahí de tontas a pesar de que no s han dicho que no, porque en nuestras relaciones pasadas estuvimos acostumbradas a tanto drama que lo vemos como normal. O sea que con los otros tuvimos tantas peleas y nos reconciliábamos que estamos esperando que nos pase lo mismo con cabrones que ni siquiera han sido parte de nosotros”.  La pelirroja sabía que estaba en lo correcto. “vamos por una pizza de costco, hago unos cosmos para el camino.” “vamos, así no me dan ganas de matar a nadie y prométeme que no vamos a comer en publico.”

No hay comentarios: