sábado, 21 de julio de 2012

me tomaron el pelo




Qué bonito cabello tienes le dijo sonriendo y mirándola fijamente a los ojos. Ella solo se concretó a beber de su Martini y volteó para otro lado ignorándolo. Tienes bonitos ojos también, pero nunca había visto a nadie con este color de cabello. Cómo te llamas? Vienes con alguien? Ella lo ignoró totalmente como si viera a través de él, pero insistía. Enserio eres muy bonita, el cabello te enmarca tu cara hermosa. Qué tomas? Te invito algo? Es en serio tu greñero? Estoy impresionado! Ella por fin volvió la mirada hacía el hombre y le dijo: qué bueno, felicidades. Él no parecía inmutarse ante su indiferencia y sonrió, te gusta hacerte la cotizada verdad? Bueno, vamos a jugar un juego. Se le acercó a la cara y ella quiso retirarse pero él la tomó de la espalda poniéndola justo frente a él. Ella no sabía porque pero estoy de algún modo la emocionaba, al sentir el aliento del hombre cerca de ella comenzó a sentirse mareada y el corazón se le aceleró. No era guapo, pero había algo de su acercamiento que había llegado dentro de ella. Apenas pudo titubear Qué juego?  Y él con una mueca le dijo: si yo adivino algo de ti, me acerco, sino estoy en lo correcto me alejo. Cómo termina? Preguntó ella con el corazón en la boca y algo incomoda. Si me acerco lo suficiente te puedo besar, si me alejo, te dejo en paz. Te late? le dijo el hombre mientras le acariciaba el cabello, qué hermosa melena de verdad! Ella no pudo decir nada, y dicen que la calla otorga. Tomó otro gran trago de su Martini y se lo terminó de un sorbo. El hombre hizo un ademán con la mano y le pidió al bartender dos whiskeys en las rocas. Tomate un trago real, greñuda. Le acercó el vaso a la cara y ella lo tomó abriendo los ojos y retirando la cara. Tomó con su fina mano el vaso y se lo puso cerca de los labios, lo inclinó y bebió el trago haciendo un gesto mientras el alcohol le quemaba lentamente la garganta. Volteó a los lados, pero sentía que estaba en un campo de fuerza invisible y que no había más que el mínimo perímetro que el hombre había creado con sus brazos. La tomó el cabello de ambos lados y se lo enredo en el cuello y hasta los hombros. Te dejo tener un escudo pues, para que no tengas miedo. Ella no podía decir nada y se sentía desorientada, había olvidado donde había puesto su bolso Balenciaga con su celular que recién había comprado.  Te gustan las películas de terror. Ella asintió, él se acercó. Te gustan más los perros que los gatos. Ella cerró los ojos, él se acercó un poco más. Te estoy poniendo muy nerviosa en este momento.Se le puso muy cerca y ella solo lo miró en silencio. En este momento tú también quieres que te bese le susurró mientras abría la boca preparándose para plantarle un húmedo y gran beso a la chica. Estás pendejo. Le dijo ella mientras lo apartaba con el brazo aventándolo con fuerza. Vas y chingas a tu madre baboso. Se metió entre la muchedumbre del bar y dejó al atrevido atrás. El corazón le latía aceleradamente y se sentía temblorosa, se recargó en una pared, se sentó en el suelo y cerró los ojos. Cuando los abrió el hombre estaba a su lado y le tendió la mano y la ayudó a levantarse. Ella no dijo nada cuando la tomó de la mano y la abrazó fuerte yo gané greñudita, juego es juego.  Ella se retiró y se resignó a recibir el mejor beso que jamás le habían dado. El hombre pasaba las manos por el cabello de la chica una y otra vez, todo era un goce muy extraño pero de alguna forma la había convencido. Se dejó llevar, ella estaba halagada y asustada por la insistencia del hombre, pero se sintió seducida. Se fueron juntos e hicieron el amor en una cama muy grande en un departamento con ventanales enormes. Ella quedó aturdida después y se quedó dormida. Lo último que recordó fueron sus gemidos y lovesong resonando en sus oídos.  Cuándo abrió los ojos se dio cuenta de que despertaba solo a una pesadilla. El gran apartamento estaba vacío y ella yacía en un sucio colchón en el suelo, había mucho polvo. Estaba desnuda cubierta  de un líquido pegajoso y viscoso que parecía sangre. Se llevó las manos a la cara y se la sintió, después a las orejas y emitió un grito de terror al descubrirse despojada de su más preciada posesión.

No hay comentarios: