miércoles, 3 de octubre de 2012

van a matarte




Tenía los cabellos revueltos y hacía mucho calor. Se sentó en la calle y trató de no darse un aire de diva pero se sentía muy mal de estar esperando hacía casi media hora en la banqueta. No la ponía nada feliz estar de pie tampoco, el ruido de los autos pasando por la gran avenida y el smog la tenían incomoda. No tanto como las miradas de los transeúntes y los automovilistas que le tiraban piropos cobardemente desde sus autos. Por fin llegó, la verdad no le había dado muy buena espina,  ni siquiera sabía porque había dicho que sí a hacer fotos con un tipo que no conocía. No sabía nada de su reputación, sabía que había retratado a dos tres conocidas a una amiga de ella. Pues en las fotos te veías… digamos diferente. Las fotos eran sexies, pero pues uno solo llega hasta donde uno deja, ¿no?  De entrada el tipo no estaba guapo ni parecía muy simpático, la chica lanzó una broma al aire sobre el clima que el extraño no agarró o que pareció no hacerle gracia alguna. vamos a empezar le dijo. La ropa que el extraño había escogido para modelar apenas y si era un atuendo completo, unas medias de red una blusa larga y unas botas. Yo tengo métodos muy poco convencionales para motivar a mis modelos, además eres actriz no? No vamos a tener ningún problema. Ella se puso frente a un espejo y el extraño con su cámara comenzó a tomarle fotos sin avisarle. Qué harías si nadie te estuviera viendo? Ella lo miró extrañada y comenzó a verse en el espejo sin cesar, a verse a los ojos, los brazos, el culo, las piernas, los labios y comenzó a sentir una angustia que no podía explicar. Para que te ambientes voy a ponerme muy cerca de ti, quiero que me provoques, que me seduzcas, que me llames, que juegues conmigo… pero tócame, acércate, ponme nervioso! O no puedes? No eres actriz? No sabes cómo? Quiero ver tu lado oscuro tu lado felino y provocador.  La chica estaba confundida, porque necesitaba de alguien más para poder sentir esto, si precisamente para eso era actriz, sóla tenía la capacidad de poder sentirse como una femme fatale o un sapo si lo deseaba, en eso radicaba su habilidad. El extraño se puso muy cerca de de ella y de su cara, de sus labios y ella se sintió invadida. Pero no dijo nada, le quiso dar el beneficio de la duda, de que cada artista tiene sus métodos para lograr que su modelo y/o actriz logre el efecto que busca en las fotos, y ella respetaba eso. Al cabo de un rato el extraño comenzó a ponerse más intenso, tenía a la chica contra una pared y le había pedido que se quitara la ropa interior para una toma. Ella no accedió y le dijo que se sentía incómoda. Esto no está bien, no quiero ya hacer eso, me voy. La chica se agachó por sus cosas y el hombre la detuvo. No entiendes verdad? La fotografía es una mentira, yo solo quiero agarrarte con la cara que necesito, por eso tienes que morderme y que tocarme para lograr el efecto que busco en tus ojos, quiero ser tu presa no que tu seas la mía porque no lo estás logrando. Ella lo miró horririzada mientras las manos del hombre buscaban posarse en sus senos, se movió de lado y la tomó con fuerza de la cintura y se le acercó como para besarla. Quiero que lo sientas todo, quiero que juegues conmigo, no puedes irte, vamos empezando. Ella se apartó con fuerza tomó todas sus cosas de un colchón y se quitó el hombre de encima. La puerta está cerrada. Ella miró sobre su hombro y vio al hombre saliendo del cuarto con la cámara. Pues la abres, me voy. Extrañado y todavía ofendido se acercó y le abrió la puerta, no habían pasado dos segundos cuando la chica ya estaba corriendo por la calle. Ni madres que me vuelve a pasar una chingadera como estas! Corrió con el sol en la cara, sudando de la espalda, de la sien y de los brazos que traía doblados y las manos le dolían de traerlas contraídas agarrando con fuerza su mochila. Se mordió los labios con fuerza y buscó su celular para llamar a su mejor amigo. El sonido de su voz la reconfortó de inmediato, había salido ilesa pero había estado en una situación de peligro como en pocas veces en su vida. Al llegar a su casa buscó a su amiga quien también había posado para el extraño, no vayas! Jamás en tu vida accedas a ir con ese enfermo. A una amiga mía prácticamente la violó y la hizo posar desnuda, humillada como un animal. No le metieron una reatiza porque ella tiene miedo que haga algo con sus fotos yo no me dejé hacer nada pero ese cabrón tiene unos pedos bien severos. Pensando que había tenido suerte, la chica se sintió aliviada pero de cierto modo sentía un asco que no podía explicar, aun y a pesar de haberse bañado sentía el molesto olor del departamento del hombre en sus fosas nasales y sentía nauseas de haber estado tan cerca de un abuso que fue directo a vomitar. Le contó a otros amigos y se sintió tranquila cuando le prometieron que bebería del cráneo del extraño y brindará con su sangre el día de su cumpleaños. Exactamente en una semana. 

No hay comentarios: