viernes, 2 de noviembre de 2012

muchas felicidades pendejito


Felicidades. Si, felicidades! Porque ganaste. Ganaste una vida llena de miseria  de arrepentimiento. Ganaste la oportunidad de poder verme feliz de lejos. Ganaste la chance de ser espectador de mi felicidad con otro. Felicidades porque ganas mi total indiferencia desde ese momento en adelante. Porque ganaste mi atención y desinteresada dedicación por un momento. Felicidades porque ganaste mi amor y respeto aunque fuera breve, no todos pueden decir eso. Felicidades porque lograste engañar buenos sentimientos y amor verdadero. Felicidades porque en menos de una semana te cogiste a dos morras que te amaron. Felicidades porque te has de creer un cabrón. Ganaste aplausos vacíos y la admiración falsa de tus amigos por estar con una “inalcanzable”. Felicidades por llevarte de cola a dos personas tranquilas y buenas. Felicidades porque diste el golpe de tu vida para estar con el horror de tu vida. Felicidades porque te has ganado mi olvido gradual, y cuando yo olvido es para siempre. Felicidades porque en unos años te vas a retorcer y lamentar solo. Felicidades porque me vas a recordar y yo no sabré ni tu nombre. Felicidades porque ganaste la oportunidad de morir solo y triste. Felicidades porque ganaste tenerme como recuerdo para siempre mientras yo jamás volveré a pensar en ti. 

jueves, 1 de noviembre de 2012

los astros alineados


Cuando te vi estaba comiendo carne humana y tú bebías mezcal de una copa corta. Me sonreíste entre muertos vivientes: fue un golpe de amor a primera vista.
Me diste un trago y me trajiste un beso. Mientras reíamos, todos bailaban sobre una mesa que estaba ahí desde el porfiriato.
Me salvaste de un borracho intenso, fuimos novios de una noche en un frío descomunal. Hueles a teporocho y a mezcal. Hueles a lo que huele el cielo. Hace mucho que me cuido yo sola, gracias. De nada, abrázame pues.
Tu nariz/mi cuello: dormíamos.
“me quiero llevar todo tu olor”
tu brazo/mis costillas: dormíamos
(Yo, la oscuridad en tus ojos)
“¿y luego a que voy a oler?”
Tu mano/mis dedos: dormíamos
Tu barba me dejó el cuello rojo.

Si San Judas Tadeo quiere que nos volvamos a ver: sucederá. Patrono de causas imposibles. Creo que tu cabello se ve muy bien al lado del mío.



Si se me ocurren más cosas luego te las digo. 

te dicen el manco


Veo para atrás donde tú te quedaste
creías que me habías puesto en un
lado oscuro
al que nunca más dirigirías ni la mirada
pero él que se quedó a mi espalda
fuiste tú
metiste la mano en el pasado y te la mordió
cuando quieras irte
te la va amputar
podrás ir por el mundo
yo estaré muy lejos
pero a ti siempre te va faltar algo. 

doloroso desafinado adiós




de un golpe en mi cara sonó
el más triste acorde mayor
a rastras te llevaron y a jalones te subieron
creí que en semitonos te escuchaba llorar
“no dejen que me lleven, soy de tu familia”
me aguanté las lágrimas se me cerró todo
agarré la escoba, me puse a barrer
el rastro que en el mármol dejaste
no eran lágrimas ni sangre así
pero dolían igual, el vacío me corta
vi como te llevaban lejos
a otra casa, cerré los ojos y me fui
no vi cuando te alejaste en mi punto ciego.