jueves, 1 de noviembre de 2012

doloroso desafinado adiós




de un golpe en mi cara sonó
el más triste acorde mayor
a rastras te llevaron y a jalones te subieron
creí que en semitonos te escuchaba llorar
“no dejen que me lleven, soy de tu familia”
me aguanté las lágrimas se me cerró todo
agarré la escoba, me puse a barrer
el rastro que en el mármol dejaste
no eran lágrimas ni sangre así
pero dolían igual, el vacío me corta
vi como te llevaban lejos
a otra casa, cerré los ojos y me fui
no vi cuando te alejaste en mi punto ciego.


No hay comentarios: