jueves, 1 de noviembre de 2012

los astros alineados


Cuando te vi estaba comiendo carne humana y tú bebías mezcal de una copa corta. Me sonreíste entre muertos vivientes: fue un golpe de amor a primera vista.
Me diste un trago y me trajiste un beso. Mientras reíamos, todos bailaban sobre una mesa que estaba ahí desde el porfiriato.
Me salvaste de un borracho intenso, fuimos novios de una noche en un frío descomunal. Hueles a teporocho y a mezcal. Hueles a lo que huele el cielo. Hace mucho que me cuido yo sola, gracias. De nada, abrázame pues.
Tu nariz/mi cuello: dormíamos.
“me quiero llevar todo tu olor”
tu brazo/mis costillas: dormíamos
(Yo, la oscuridad en tus ojos)
“¿y luego a que voy a oler?”
Tu mano/mis dedos: dormíamos
Tu barba me dejó el cuello rojo.

Si San Judas Tadeo quiere que nos volvamos a ver: sucederá. Patrono de causas imposibles. Creo que tu cabello se ve muy bien al lado del mío.



Si se me ocurren más cosas luego te las digo. 

No hay comentarios: