domingo, 3 de marzo de 2013

te cae el 20


Veinticinco días, quince letras, dos palabras, un putero de esfuerzo trabajo y paciencia. Si, eso me costaste. Diez horas al día en el celular, sexo por teléfono, fotos de nuestros genitales, lágrimas de desesperación, baños de agua fría, noches en vela, cervezas heladas, cigarrillos a medias, drogas en los baños, luces en mis ojos, bailando con extraños, tomándole a tragos a todos los vasos, dormir horas extra, matarme en el gimnasio, tronarme los dedos, ignorar invitaciones inapropiadas, huir de borrachos, caerme en la calle…Pero cada vez que me intentaba dormir repetir el mismo ritual, llamarte con la mente, en dos puntos lejanos dos mentes se entrelazan. Unas oleadas de pensamientos en común, no callamos, no gemimos, no lloramos, no reímos porque estabas lejos. Casi muero el último día pero la resistencia por fin tuvo su desenlace, con tres dientes de tiburón, una promesa de atrapar tus sueños y un beso cerramos el trato. 

No hay comentarios: