viernes, 11 de julio de 2014

rutina mortuoria






¿Que, qué voy hacer cuando ya no me quieras?
¿Qué voy a hacer cuando ya no tenga el falso valor de un hombre?
¿Qué voy a hacer cuando ya no esté en edad casadera?
¿Qué voy hacer con mi vida?

Pues leer a la Szymborska, a la Castellanos y Marosa.
me voy a tatuar en el cerebro las enseñanzas de Safo y de la Castor
Voy a aprenderme en braille las pinturas de la Carrington y  Remedios
escribir poemas que sólo yo entiendo pero todos disfruten
a ver el cielo desde el agua el piso por el alba
utilizar el sudor y el esfuerzo como método anti-locura
¿Que, qué voy hacer cuando ya no me quieras?
¿Qué voy a hacer cuando ya no tenga el falso valor de un hombre?
¿Qué voy a hacer cuando ya no esté en edad casadera?
¿Qué voy hacer con mi vida?

Lo mismo que he hecho toda mi vida.


Tus regalos



Lágrimas para mi cumpleaños
desplantes a invitaciones cordiales
rompimientos decembrinos
indiferencia puntiaguda y punzante
arrebatos  de cólera en demasía
ignorarme tanto que dude de mi existencia
disculpas entre dientes y poco sinceras
reclamos de cosas que nunca te pedí
decirme te amo y sentir que me odias
que tu actitud me ponga nerviosa
exigencias dementes sobre mi libertad
insultos a pulmón abierto y dentro de tu boca
tu olor que me tortura cuando no quieres verme
las falsas esperanzas alimentadas por tu ego
darme por hecho todas las veces que quieres
incertidumbre de tus sentimientos por mí
darme la entrada al infierno con la llave del cielo
enseñarme a defenderme en silencio gritando





ventanas

I.
Distancia enmarcada, sólo mis ojos ven:
pintura que alcanza dentro de un límite.
Retazos  yuxtaponen recuerdos,
una a una van invadiendo,
entumeciendo el sentimiento. 
Tercera dimensión conocida,
tierra con sabor familiar.
Es mi hogar.

.
 II.
Dejaste la nariz pegada, y aliento marcado
no ves tan lejos como para ver tu hogar,
no ves tan lejos como para verte de niña,
no ves tan lejos porque no eres un águila.
No eres una niña ni tampoco una mujer,
pero sabes bien que haces donde estás
lo que viene en camino llenará tu vida
con un porvenir distante y revelador.


 III. 
Se sintió algo emocionante, latente y con sentido.
                                      Hoy
las cenizas abundan el temblor invade la tranquilidad.
Inestabilidad, y muecas llenas de resentimiento decoran.
la pintura como lagrima, los gritos suplantaron los besos.
Este lugar es la muerte.



 IV.
Seguridad.
Sentimientos de mareo en tierra firme.
Algo que debes de recordar pero no sabes cómo.
La intensidad de una invitación te repugna
en tus dedos tienes el sentir de un ente sin alma.

V.
Cuesta creer que todos tengan
familia
alma
 vida
sexo
amigos
dinero
casa
dolor
sueños
diarrea
sangre
ganas
tristeza
recuerdos
sentimientos…
cuesta creer que toda la gente
pasa delante de mí
no tiene ninguna influencia sobre el clima














fluvius

2003
Se eleva en mi ser un sentimiento que jamás había tocado mi cerebro
por primera vez en mi vida siento que un lugar me llama con cada oleaje
que me dice “quédate no te vayas, quédate por siempre”, no me resisto
mis manos tiemblan, mis labios se contraen, ¿qué es esto? ¿Dónde estaba?
siento frío, siento un poco de miedo, pero sé que debía permanecer aquí.
Aquí es mi casa, nadie me va retirar, aquí es donde pertenezco, me lo ha dicho.
Me lo dijo de mil y un formas, en coro con el viento y en mis ojos clavó la imagen
de mi feliz renacimiento.
2005
Te vuelvo a encontrar
y se que nos veremos pronto
aquí se queda mi corazón

2006
hoy eres mi hogar
nadie me lo quita
soy de aquí
2008
Pues lo vuelvo a encontrar de nuevo frente a mí, igualito que antes.
No tengo ni idea que ha estado haciendo todo este tiempo lejos de mí.
Los recuerdos me esculpen el corazón de una manera irreversible
a veces quisiera no pensar en nada y por eso pienso en estar aquí
dos y tres veces me puedo sentir otra persona cierro los ojos
la calma de tus movimientos me hace pensar en mentalidades adversas
estoy deshecha pero aquí me vuelvo a formar porque aquí me deshice la primera vez
te hago promesas que no se si cumpliré, más por mí que por ti.
2014

De todos los recuerdos serenos que puedo tener el más sombrío en este momento me ataca
hoy no te tengo frente a mis ojos pero tu memoria quema en mí y es como tenerte y tortura
que no sea real, como una cruel realidad virtual que se engancha en hacerme perder el tiempo
y no es el vino cayendo lentamente ni las hojas sino un crujido que va más allá del sonido habitual
en la vida siempre se ha dicho que hay dos opciones, el río se queda dónde está, no huye, me voy
y cuando regrese aquí va a estar, no me espera sino que solamente este es su lugar
no hay nada romántico sobre ello ni porque quiero que me echen aquí una vez
estando calcinada