viernes, 11 de julio de 2014

fluvius

2003
Se eleva en mi ser un sentimiento que jamás había tocado mi cerebro
por primera vez en mi vida siento que un lugar me llama con cada oleaje
que me dice “quédate no te vayas, quédate por siempre”, no me resisto
mis manos tiemblan, mis labios se contraen, ¿qué es esto? ¿Dónde estaba?
siento frío, siento un poco de miedo, pero sé que debía permanecer aquí.
Aquí es mi casa, nadie me va retirar, aquí es donde pertenezco, me lo ha dicho.
Me lo dijo de mil y un formas, en coro con el viento y en mis ojos clavó la imagen
de mi feliz renacimiento.
2005
Te vuelvo a encontrar
y se que nos veremos pronto
aquí se queda mi corazón

2006
hoy eres mi hogar
nadie me lo quita
soy de aquí
2008
Pues lo vuelvo a encontrar de nuevo frente a mí, igualito que antes.
No tengo ni idea que ha estado haciendo todo este tiempo lejos de mí.
Los recuerdos me esculpen el corazón de una manera irreversible
a veces quisiera no pensar en nada y por eso pienso en estar aquí
dos y tres veces me puedo sentir otra persona cierro los ojos
la calma de tus movimientos me hace pensar en mentalidades adversas
estoy deshecha pero aquí me vuelvo a formar porque aquí me deshice la primera vez
te hago promesas que no se si cumpliré, más por mí que por ti.
2014

De todos los recuerdos serenos que puedo tener el más sombrío en este momento me ataca
hoy no te tengo frente a mis ojos pero tu memoria quema en mí y es como tenerte y tortura
que no sea real, como una cruel realidad virtual que se engancha en hacerme perder el tiempo
y no es el vino cayendo lentamente ni las hojas sino un crujido que va más allá del sonido habitual
en la vida siempre se ha dicho que hay dos opciones, el río se queda dónde está, no huye, me voy
y cuando regrese aquí va a estar, no me espera sino que solamente este es su lugar
no hay nada romántico sobre ello ni porque quiero que me echen aquí una vez
estando calcinada 

No hay comentarios: